Audio Guide length: 2.12
español Idioma: español

El Guggenheim, actual icono arquitectónico de la ciudad, no siempre gozó de buena fama; es más, recibió duras críticas durante y después de su construcción.

Este «templo del espíritu», que debía permitir a los visitantes admirar de forma distinta las obras de arte aquí reunidas, fue insultado verbalmente tanto por los vecinos residentes en el Upper East Side, atemorizados por esta extraña construcción cilíndrica que se elevaba y se expandía, como por los prestigiosos artistas que expondrían sus obras en el museo.

A pesar de todo, esta original estructura circular, que contrasta con la arquitectura vertical y rectangular de los inmuebles que la rodean, logró imponerse en el panorama urbano y los neoyorquinos se han acostumbrado a su cándida presencia, así como a la de los miles de turistas y amantes del arte que hacen cola en la entrada, como sucede cada día en las sedes de Venecia, Bilbao y, pronto, también en Abu Dabi.

Mientras observas esta obra maestra de la arquitectura, que se suma a las que encierra entre sus curvas paredes, te sorprenderá saber que fueron precisamente estas últimas el motivo de mayor polémica. Su forma redondeada, unida a la inclinación, acorde con la de las paredes exteriores, no solo obstaculizaba la exhibición de los cuadros que, por cierto, costaba bastante colgar, sino que también dificultaba su correcta iluminación. En los años noventa, estos problemas técnico-estructurales se intentaron resolver con la primera remodelación en la que, después de sesenta años de «oscuridad», se reabrió el tragaluz superior, además de la elevación de la torre trasera que alberga la colección permanente.

 

Curiosidad: Wright había concebido la visita del Guggenheim en modo diametralmente opuesto a la que se realiza en realidad; consistía en empezar desde el último piso, con la ayuda de un ascensor, y terminar en la planta baja. Sin embargo, no había tenido en cuenta la enorme afluencia de visitantes que, desde el principio, hizo imposible realizar dicho recorrido descendente.

Aquí termina nuestra visita al Museo Guggenheim. MyWoWo te da las gracias y te cita en otra maravilla del mundo.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en