CANALES, HISTORIA PRIMERA PARTE

Audio Guide length: 2.55
español Idioma: español

Hola, soy Juanma, tu guía personal, y junto a MyWoWo te damos la bienvenida a una de las maravillas del mundo: los canales de Ámsterdam.

 

Los canales son la imagen inconfundible de Ámsterdam. La capital holandesa, de hecho, está construida sobre 90 islas, separadas por una larga red de canales artificiales de más de cien kilómetros de largo y atravesados por 1.281 puentes. Por este motivo, la ciudad se ha ganado el apodo de la Venecia del norte.

 

Hasta finales del siglo XVI, Ámsterdam era una isla de forma ovalada, protegida por murallas de ladrillo, que surgía en el estuario del río Amstel, cortado por un dique y rodeado por un largo canal que también funcionaba como foso: el Singel.

 

Pero a principios del siglo XVII, Holanda se convirtió en una gran potencia económica gracias a la autonomía nacional, al éxito de la flota de la Compañía de las Indias Orientales y a una expansión colonial y comercial extraordinaria. Así, Ámsterdam creció y se convirtió en una ciudad muy poblada, habitada por ricos financieros, comerciantes y empresarios, y se convirtió en el destino de numerosos inmigrantes.

En 1609, el urbanista Hendrick Staets propuso un ambicioso programa de ampliación urbana: el Grachtengordel, el cinturón de canales, que convirtió a Ámsterdam en la ciudad más grande, planificada por completo por un arquitecto del noroeste de Europa.

 

Tomando como referencia el antiguo canal Singel, se diseñaron otros tres concéntricos: uno dedicado a los «caballeros», el Herengracht, otro a un emperador, el Keysergracht, y el tercero a un príncipe, el Prinsengracht. Una selección sorprendente para la capital de una república que contaba con la primera verdadera burguesía del norte de Europa. Sin embargo, la elección de estos nombres altisonantes servía para estimular las inversiones inmobiliarias por parte de la gente adinerada.

 

El plan incluía la interconexión de los canales a lo largo de los radios; un conjunto de canales paralelos en el barrio de Jordaan, principalmente para el transporte de mercancías, como la cerveza; la transformación del canal perimetral existente, el Singel, de un propósito defensivo al desarrollo residencial y comercial, y la construcción de más de cien puentes.

 

 

Curiosidad: el zar de Rusia Pedro el Grande, que en su juventud había trabajado en la construcción de buques en Holanda, admiraba tanto el sistema de canales de Ámsterdam que, cuando modernizó San Petersburgo, mandó construir en la ciudad tres canales concéntricos siguiendo el modelo de los holandeses.

¡Descarga gratis MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en