NOTRE DAME, Fachada

Audio Guide length: 2.46
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Y ahora que conoces su historia, tu visita a la catedral comenzará por la fachada occidental, la principal de este templo y una de las más bellas de Europa. Como la mayoría de las iglesias antiguas de París, Notre-Dame también respeta la orientación tradicional, con la fachada hacia el oeste y la parte de atrás hacia el este, de manera que el altar mayor se sitúa de forma que reciba los primeros rayos de la luz del alba.

La catedral es un modelo ejemplar del estilo gótico, con una extraordinaria coherencia estilística y una armonía perfecta, si bien su construcción requirió, como ya te comenté, de casi dos siglos. Como podrás observar, gran parte de su encanto procede de su piedra clara, que dota de gran luminosidad a todo el conjunto. Fíjate también en sus ingeniosos recursos estructurales, como sus contrafuertes y arbotantes, que no sólo hacen que el edificio resulte más alto y ligero, sino que también contribuyen de forma significativa a su belleza, fundamentalmente en su parte trasera.

Las dos torres cuadradas y simétricas coronadas por terrazas que hacen que su fachada resulte inolvidable miden 69 metros de altura.

Imagínate ahora que la catedral fuera una enorme página de piedra que podrás leer de abajo a arriba, subiendo desde la tierra hasta el cielo y teniendo siempre como hilo conductor la figura de la Virgen María, a la que está dedicada.

De los tres portales delicadamente tallados que se encuentran en la parte inferior, el más antiguo es el que se sitúa a tu derecha, dedicado a Santa Ana, la madre de la Virgen María. El central está consagrado al Juicio Final, y fue modificado durante el s.XVIII para facilitar el paso de los cortejos reales. El portal de la izquierda, por último, está dedicado a la Asunción de la Virgen.

Por encima de los portales se puede ver la Galería de los Reyes, con las 28 estatuas de los reyes de Judea, que fueron restauradas en el s.XIX después de que los originales fueran decapitados y destruidos durante la Revolución.

Aún más arriba, en el centro de la fachada, podrás contemplar el rosetón circular que inunda de luz el interior.

En la parte superior de las torres se pueden distinguir también las famosas gargouilles o gárgolas, unas estatuas monstruosas o diabólicas que han alimentado la fantasía de muchos directores de cine y que siempre son uno de los objetivos preferidos de los fotógrafos. En realidad, desempeñan una mera función práctica: sirven para drenar el agua de la lluvia que sale por sus fauces.

 

CURIOSIDAD: Algunas cabezas originales de las estatuas de los reyes del Antiguo Testamento que fueron demolidas durante la Revolución Francesa pueden verse expuestas en la actualidad en el Museo de Cluny. ¿Sabes cómo las encontraron? ¡Sacándolas del fondo del Sena!

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en