VERSAILLES, JARDINES

Audio Guide length: 2.55
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Estás ahora en el enorme jardín del Palacio Real, con avenidas y parterres diseñados de manera geométrica sobre un eje principal que se cruza con ejes secundarios, avenidas y estanques con fuentes, según una tipología que de ahora en adelante se llamará "jardín a la francesa", con una perfecta simetría entre largas avenidas rectas, prados cuadrados y muy cuidados e hileras de altos árboles, todo orquestado con gran sentido escénico y teatral.

El proyecto de los jardines se debe al arquitecto André Le Nôtre. El tema principal del parque y su decoración (estatuas, juegos de agua, parterres, fuentes, jarrones) es la figura de Apolo, el dios griego con el que se identificaba al rey, que ilumina el mundo conduciendo el carro del sol.

El genio de Le Nôtre supo transformar las intervenciones de saneamiento en elementos ornamentales, creando largas láminas de agua. Al final del Grand Canal incluso había un pueblecito, llamado "Pequeña Venecia", donde en otro tiempo vivían marinos encargados de maniobrar embarcaciones de todo tipo sobre las aguas de los jardines.

Atravesar las avenidas de los jardines de Versalles es un arte: el Rey Sol en persona escribió un manual titulado "Cómo ilustrar los jardines de Versalles a los invitados". Siguiendo el itinerario aconsejado por Luis XIV, el privilegiado recorrido a través del parque comienza desde la terraza que está detrás del palacio, gira a la izquierda hacia la Orangerie, pasa el bosquete de la reina y luego el jardín del rey hasta la gran Fuente de Apolo, enorme fuente repleta de estatuas, y posteriormente regresa al palacio pasando junto a la Fuente de Latona, en un simbólico itinerario del sol desde la aurora al ocaso.

Más que como reino de la naturaleza, el jardín "a la francesa" debe entenderse como un espacio de disfrute visual, fuente de pasatiempos y lugar de representación. Su carácter triunfal y de celebración pronto conquistó toda Europa, y cada príncipe digno de ese título albergó el deseo de tener "su" Versalles. Sin embargo piensa que Luis XIV dejó abiertos estos jardines al pueblo.

Parece que los domingos la carretera de París a Versalles siempre estaba atestada de gente que venía a pasear, y aunque a menudo causaban daños, la entrada siempre se mantuvo libre. De hecho, ¡tú también puedes visitarlos de forma gratuita en la actualidad!

 

CURIOSIDAD: seguramente conocerás el cuento de Caperucita Roja. Debes saber que su autor, Charles Perrault, era hermano de uno de los arquitectos favoritos del Rey Sol, y fue él quien tuvo la idea de crear para el parque treinta y dos fuentes, una por cada fábula de Esopo.

 

¡Descarga gratis MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en