MUSEO ACRÓPOLIS, Primera Planta Efebo De Kritios Y Kore Del Peplo

Audio Guide length: 2.41
español Idioma: español

El Efebo de Kritios es uno de los máximos exponentes de la escultura griega y una de las obras más importantes del museo, ya que es el primer testimonio del paso del arte arcaico al estilo severo: la feliz sonrisa que caracterizaba los rostros de las obras arcaicas desaparece para dar paso a un sentido de conciencia, y también de mayor realismo.

La estatua de mármol, de 86 centímetros de alto, data del 480 antes de Cristo aproximadamente. La melena del efebo, con el pelo corto y peinado alrededor de un anillo, probablemente metálico, apoyado a la altura de la sien, hace pensar que la estatua representa un dios o un héroe.

En la Antigua Grecia, era común representar jóvenes desnudos de pie, con gesto de avanzar, como puedes notar por la posición de las piernas. Estas estatuas eran conocidas como kouros, es decir, varón joven. En la sala verás otras de distintas épocas.

El kouros se representaba siempre desnudo, ya que la desnudez masculina no era un tabú; incluso los atletas competían desnudos.

También encontrarás estatuas de mujeres jóvenes, llamadas kore, que en cambio se representaban siempre vestidas e inmóviles porque, en cierto modo, el hombre representaba la acción, mientras que la mujer encarnaba la energía y la pureza.

La estatua más significativa es la Kore del peplo, por el nombre de la típica túnica que llevaban las mujeres griegas de la época. Se trata de una verdadera obra maestra de la escultura arcaica, sencilla y esencial en su solemne presencia, y conserva restos del vivo color original. La parte inferior sostiene el busto armoniosamente: notarás como, tras la separación de la cintura, brota la casta delicadeza del pecho, coronada por el rostro fresco de juventud, aún caracterizado por la feliz sonrisa arcaica y enmarcado por largos tirabuzones.

Las otras estatuas de Kore que hay en la sala son también hermosas, brillantes y agradables, llenas de color, refinadas en la ejecución y en el peinado a la moda, a veces con una sonrisa incluso demasiado cautivadora. La atención se centra en el aspecto externo, resaltado por el precioso color. Normalmente, los senos destacan especialmente, adornados por las trenzas. Se puede decir que, mientras que la primera kore era una obra dedicada a los dioses, estas parecen hechas para el placer de los hombres.

 

Curiosidad: la cabeza del Efebo se encontró mucho después que el cuerpo, que se sustituyó por la que hasta entonces se le había asignado por error.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en