MUSEO ACRÓPOLIS, Segunda Planta Las Metopas Del Partenón

Audio Guide length: 2.40
español Idioma: español

En torno a la estructura central, que corresponde a la cella del Partenón, discurre otra sostenida por columnas en la que se exponen las metopas, es decir, las placas de piedra esculpidas en relieve que se encontraban en la estructura horizontal sobre las columnas del templo y bajo el techo. También en este caso, las puedes ver mucho más de cerca que si estuvieran en el templo.

Las metopas, que decoraban las estructuras horizontales del Partenón, fueron las primeras en esculpirse. En origen, eran 92 e ilustraban batallas mitológicas en las que los héroes griegos derrotaban enemigos, casi siempre representados como seres monstruosos.

Por ejemplo, se representaba a jóvenes atenienses contra amazonas, las míticas guerreras; jóvenes de Tesalónica luchando contra centauros, criaturas mitad hombre mitad caballo; los dioses que vencían a los gigantes, que habían intentado subir al Olimpo, su hogar y símbolo del origen del mundo. Por último, el saqueo de Troya, culpable de haber hospedado a Paris, el raptor de Helena, la mujer del rey griego Menelao, tal y como narra la Ilíada.

 

Cuando se construyó el Partenón, Atenea acababa de salir victoriosa de la sanguinaria guerra contra los persas. Estas historias aluden a la lucha entre el bien y el mal, donde el bien estaría representado por los griegos y el mal por sus enemigos, los persas.

 

En la sala verás también grandes esculturas muy fragmentadas. Es lo que queda en Atenas de las estatuas de los dos frontones, los espacios triangulares formados por marcos horizontales en el techo del Partenón. Las escenas comprendían estatuas colosales de bulto redondo, y los temas pertenecían a la mitología ática: uno de los frontones representaba el nacimiento de la diosa Atenea de la cabeza de su padre, Zeus, en presencia de los dioses del Olimpo. El otro, ilustraba la lucha entre Atenea y Poseidón por conseguir la supremacía en Grecia.

 

Curiosidad: las esculturas están muy estropeadas porque, cuando los venecianos bombardearon el Partenón, que los trucos habían convertido en un polvorín, destruyeron el techo y las paredes de la cella, 14 columnas y numerosas metopas. Los venecianos también intentaron desmontar las grandes esculturas de los frontones para llevárselas a Venecia. La operación terminó de forma desastrosa: las maravillosas esculturas quedaron hechas añicos y quemaron los restos para hacer cal.

Aquí termina nuestra visita al Museo de la Acrópolis. MyWoWo te da las gracias y te cita en otra maravilla del mundo.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en