MUSEO ARQUEOLÓGICO, Bajorrelieve Eleusis Sala 15

Audio Guide length: 2.44
español Idioma: español

El gran bajorrelieve de Eleusis representa a Deméter y Kore con Triptólemo. Se realizó en mármol alrededor del año 440 a. C. para el importantísimo santuario de Eleusis, ubicado a unos 25 kilómetros de Atenas. Aquí se celebraban los misterios eleusinos, es decir, las ceremonias sagradas en honor a la diosa Deméter, la Madre Tierra, y su hija Kore, o Perséfone. Junto con los misterios en honor a Dioniso, fueron las celebraciones más importantes del mundo antiguo.

El mito cuenta que Kore fue secuestrada por Hades, dios del inframundo. La madre Deméter vagó desesperada buscándola y la tierra se secó dando lugar a una terrible hambruna, hasta que Zeus se apiadó de ella y permitió que Kore volviera a la luz. Con su regreso, la naturaleza volvió a florecer pero, por un engaño, después de seis meses, Kore se vio obligada a regresar bajo tierra. El mito está relacionado con las estaciones de la agricultura: el secuestro alude a la plantación de la semilla bajo tierra y, el retorno anual de Kore, al crecimiento y la maduración del trigo.

Los ritos de los misterios eleusinos tenían lugar cada año, en septiembre, cuando miles de personas viajaban de Atenas a Eleusis y recorrían el camino sagrado que conectaba la ciudad con el santuario. Los fieles se iniciaban en los misterios a través de prácticas secretas y celebraban una ceremonia de la que se sabe muy poco, también envuelta en misterio. Quizás se tratara de una representación sagrada que hacía revivir el mito de Deméter y Kore para los fieles, es decir, la transición de la oscuridad a la luz, reviviendo el miedo a la muerte y liberándose de ella.

El bajorrelieve, de solemne carácter sagrado, muestra el momento en el que Deméter, feliz por el regreso de Kore, entrega al jovencísimo hijo del rey de Eleusis, Triptólemo, una espiga o granos de trigo mientras Kore lo bendice. Triptólemo enseñará entonces el secreto de la agricultura a los hombres.

La espiga de la estatua, que era de metal, desapareció.

 

Curiosidad: el santuario de Eleusis, el único en el que, según la tradición, se podían celebrar los misterios, se cerró con el edicto del 380 d. C. del emperador romano Teodosio, que declaró el cristianismo religión de estado y prohibió cualquier forma de culto pagano en los templos y santuarios. De este modo, se puso fin al antiquísimo culto de Eleusis, uno de los más importantes de la Antigüedad.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en