BASÍLICA DE SAN FRANCISCO, Claustro E Iglesia Superior

Audio Guide length: 2.38
español Idioma: español

Te encuentras en el claustro grande, donde puedes contemplar el ábside de la basílica en toda su grandeza. El claustro es el corazón del convento: conecta la iglesia con los edificios donde los frailes duermen, comen, se reúnen y estudian. Aquí, los frailes pueden caminar y rezar: el espacio delimitado y cubierto recuerda a la iglesia y al mundo terrenal; el espacio central, abierto a la luz del cielo, alude a la dimensión infinita de Dios.

Ahora, pon el audio en pausa y sube a la terraza para ver las vistas, date una vuelta por el Museo del Tesoro y, después, entra en la iglesia superior.

 

Aquí se respira una atmósfera completamente diferente a la de la iglesia inferior: el espacio es amplio, las grandes y numerosas ventanas irradian por todas partes una luz cálida, cambiante y mística que se extiende triunfalmente en el ábside. Es como si, con las dos iglesias superpuestas, se quisiera contar el camino de la existencia humana: en la Iglesia inferior está la experiencia terrenal, oscura y dolorosa, y en la superior, está la vida iluminada por la fe.

Así, un solo edificio une la experiencia terrenal y la espiritual para indicar que solo a través de la aceptación voluntaria y alegre del sacrificio, representado por la iglesia inferior, puede nacer la felicidad absoluta, simbolizada por la iglesia superior.

Por fin estás a punto de ver los frescos que cuentan la vida de San Francisco, las pinturas más famosas de toda la Edad Media. Son obra de los principales maestros de la época, que trabajaron en ellos desde finales del siglo XIII, especialmente Cimabue, en las pinturas visionarias al fondo de la iglesia, y Giotto, con las Historias a lo largo de las paredes.

Desafortunadamente, en 1997 un tremendo terremoto dañó gravemente la basílica; algunos trozos de la bóveda se desprendieron, lo que causó cuatro muertes. Al menos 200.000 fragmentos de pinturas se recuperaron de entre los escombros: con mucho cariño, se han subdividido y recompuesto, como si fuera un puzle gigantesco, y se han vuelto a colocar en su sitio, pegándolos en soportes adaptados.

 

Curiosidad: ¿sabes por qué el Papa Bergoglio eligió llamarse a sí mismo Francisco? Para explicar su nombre, dijo: «Me gustaría ver una Iglesia pobre y para los pobres. Por eso me llamo Francisco, como Francisco de Asís, un hombre de pobreza, un hombre de paz. El hombre que ama y salvaguarda la Creación; y hoy no tenemos una relación muy buena con la Creación...».

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en