BASÍLICA DE SAN FRANCISCO, Iglesia Superior Giotto 2

Audio Guide length: 2.35
español Idioma: español

En el fresco El belén de Greccio, Giotto te permite ver la decoración de una iglesia medieval y te lleva más allá del recinto que separaba la parte de la iglesia abierta a los fieles de la reservada al clero. Así, vemos en la parte superior izquierda el púlpito desde el que se predicaba y la parte posterior de un gran crucifijo, colgado hacia la nave con tablillas de madera para reforzarlo. Más abajo puedes ver un gran atril, donde se observa cómo Giotto trató de plasmar la profundidad del espacio y el volumen del objeto representado en perspectiva. Sobre el atril hay un libro con la música que los religiosos cantan en coro, como están haciendo en este momento cuatro frailes con las bocas abiertas. En primer plano, puedes ver a Francisco inaugurando el primer belén, en presencia de personas notables y del clero. Aquí se advierte una de las novedades que caracterizan la pintura de Giotto y que nunca nadie había logrado antes: la construcción del espacio, de los volúmenes y de las figuras, que parecen reales y naturales.

 

Las historias continúan en la fachada interna de la iglesia con El milagro de la fuente. Observa cómo Giotto construye la pintura: a la izquierda, las líneas verticales de la montaña en penumbra, mientras que a la derecha, donde ocurre el milagro, el ojo parece seguir hacia arriba las figuras, del hombre acostado a San Francisco, hasta llegar al culmen luminoso en la cima de la montaña. No pierdas de vista el grupo del burro con los dos frailes: una pieza de pintura tan verdadera que relegó el arte de Cimabue a un segundo plano.

 

Sigue ahora con El sermón a las aves. Desafortunadamente, aunque Giotto conocía bien la técnica del fresco, a menudo retocaba las pinturas cuando el yeso estaba seco y el color se ha perdido en muchas zonas. Pero el verdadero protagonista de la obra sigue siendo visible: es el nuevo sentimiento por la naturaleza, el aire, el paisaje y los animales que Francisco fue uno de los primeros en cantar.

 

Curiosidad: Giotto era un artesano acomodado y, como cualquier burgués de la época, era muy consciente del valor del dinero. Cuidaba con atención sus intereses e invertía sus ingresos en bienes inmuebles y tierras. Pero no se conformaba con esto: de hecho, alquilaba telares a tejedoras pobres que no podían permitirse comprar un instrumento tan costoso. Y parece ser que incluso concedía préstamos con intereses.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en