CAPILLA BRANCACCI, Frescos

Audio Guide length: 2.57
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

 

Debes saber que Masolino y Masaccio tienen la particularidad de haber pintado escenas poco frecuentes en la historia del arte (como El pago del tributo, San Pedro sanando a los enfermos o la Resurrección del hijo de Teófilo), con lo que no corrían el riesgo de que los compararan con modelos anteriores. Al observar los frescos de la capilla Brancacci no te será fácil, a primera vista, distinguir las partes pintadas por Masaccio de las de Masolino. Mira las dos parejas de Adán y Eva, simétricamente pintadas a cada lado de la entrada a la capilla. A la derecha, en el escenario del Paraíso Terrenal, los dos desnudos de Masolino están difuminados, son suaves y envolventes. Enfrente, Masaccio expresa el sentido de tragedia divina y humana con la expulsión de Adán y Eva, después del pecado original. Los largos caminos, la desesperación, los desnudos macizos y realistas acentúan el contraste entre el verde del jardín de Masolino y el desierto pintado por Masaccio, fuera de las puertas del Edén.

Pero ahora ha llegado el momento de que te sumerjas en el Pago del Tributo, el fresco más famoso e importante, verdadera clave del conjunto. Cristo le indica a San Pedro cómo conseguir la moneda para pagar los impuestos: el contratista Felice Brancacci, que se ha hecho rico como recaudador de impuestos, pretende ilustrar el pasaje del Evangelio en el que el mismo Cristo muestra que se debe pagar lo que se adeuda ("Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios").

En un único paisaje, reducido a lo esencial y por eso de efecto inmediato, se representan tres momentos diferentes y sucesivos: en el centro, Cristo le explica a Pedro que la moneda se encuentra en las entrañas de un pez; a los lados, Pedro va a pescar y luego se dirige a la oficina de los impuestos para pagar el tributo al recaudador. Como puedes ver, Masaccio concentra toda la tensión compositiva en el grupo de personajes, con gestos elocuentes y expresiones solemnes que resaltan la monumentalidad de las figuras.

 

CURIOSIDAD: las modificaciones sufridas por la Capilla y toda la Iglesia, sobre todo después de los daños causados por un grave incendio en la segunda mitad del siglo XVIII, dificultaban mucho la visión de las obras. La restauración, llevada a cabo hace unos treinta años, recuperó los vivos colores originales. También se eliminaron los viejos repintes que censuraban la desnudez de Adán y Eva con ramas y hojas, muy púdicas pero poco creíbles.

Termina aquí tu visita a la capilla Brancacci de Florencia. MyWoWo te da las gracias y ¡te cita en otra maravilla del mundo!

 

 

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en