SANTA MARÍA NOVELLA, Claustros

Audio Guide length: 3.02
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Después de dar la vuelta al exterior de la iglesia, siguiendo la acera que bordea la elevada parte posterior junto al campanario, llegas a la entrada que da inicio al recorrido de la visita. El nuevo itinerario hace que no entres inmediatamente en la iglesia: antes te hace atravesar las salas del convento, algunas de las cuales no se podían visitar anteriormente, pero ahora se han organizado y restaurado.

En primer lugar te adentras en el Claustro de los Muertos, sombrío e irregular. Al igual que otras históricas iglesias florentinas, también Santa María Novella se usó durante mucho tiempo como lugar de sepultura. Bajo los arcos y a lo largo de las paredes, todavía puedes ver lápidas de distintas épocas y restos de frescos del siglo XIV, además de los hermosos cipreses que crecen en los claustros.

La percepción de la luz cambia por completo cuando llegas al Claustro Verde, llamado así por el color de fondo de los frescos de Paolo Uccello, que decoraban el interior, ¡y que serían bellísimos si no estuvieran en tan malas condiciones! El claustro está en el lado izquierdo de la iglesia y fue construido a mediados del siglo XIV. Como puedes ver, las columnatas se componen de robustos pilares octogonales.

En un lado del claustro puedes admirar la antigua sala capitular del siglo XIV, que recibió el nombre de Capilla de los Españoles, ya que en el siglo XVI era muy frecuentada por los compatriotas de la duquesa Leonor de Toledo. La amplia estructura gótica está completamente recubierta por una espectacular serie de frescos realizados en la segunda mitad del siglo XIV, que representan escenas de la vida de Cristo e inusuales alegorías de la orden dominica.

La sala se asoma al luminoso Claustro Grande, con pórtico del siglo XIV y galería del siguiente siglo: puedes verlo desde una ventana, pero por desgracia no puedes visitarlo, ya que pertenece a la escuela militar.

Desde aquí llegas a dos notables salas del siglo XIV: el Anterrefectorio y el alargado Refectorio, donde en su momento comían los frailes. En ellas puedes admirar muebles y vestimentas sagrados, pero sobre todo las partes más intactas y significativas del Claustro Verde: los frescos, extraídos y vueltos a montar en estructuras especiales, fueron realizados en varias fases en la primera mitad del siglo XV por Paolo Uccello, que adoptó perspectivas experimentales muy audaces, como puedes ver especialmente en la escena del Arca de Noé.

 

CURIOSIDAD: en muchas partes de los claustros, así como en la iglesia, habrás observado decoraciones geométricas con alternancia de bandas blancas y negras: es una referencia al hábito de los dominicos, compuesto de una túnica blanca y un abrigo negro.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en