BASÍLICA DE SAN AMBROSIO, INTERIOR

Audio Guide length: 2.53
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Debes saber que, por lo general, en las iglesias románicas hay poca luz, ya que hay pocas ventanas: por el contrario, en la basílica de San Ambrosio, los grandes arcos de la fachada dejan entrar mucha luz en la nave central, mientras que las laterales permanecen en penumbra. Quedarás impresionado de inmediato por la atmósfera solemne y por el contraste entre las paredes pintadas de blanco y el vivo rojo ladrillo de las decoraciones.

 

Ve al principio de la nave central y deja la mirada quieta para hacerte una idea general del interior, que se ha mantenido prácticamente igual durante diez siglos.

 

Si bien no puedes advertirlo de un vistazo, la iglesia está construida según precisas proporciones matemáticas: por ejemplo, la nave central es exactamente el doble de alta y ancha que las laterales, y hay una alternancia perfecta entre los grandes pilares que sostienen la nave central y los pilares menores que soportan las naves laterales. La planta intermedia, donde puedes ver la gran galería, era la parte de la iglesia que en su momento estuvo reservada a las mujeres, por lo que se la llamaba "matroneo".

 

Ahora empieza a caminar a lo largo de la nave central. Casi al principio, verás dos antiguas columnas. La de la derecha está hecha de pórfido y tiene una cruz en la parte superior, la de la izquierda es de granito, y está dominada por una serpiente de bronce que fue donada por el emperador a la basílica. Esta escultura se conoce como la "Serpiente de Moisés", ya que se creía que el patriarca bíblico Moisés la había forjado mientras se encontraba en el desierto, precisamente para defender su campamento de las serpientes.

 

A la altura del quinto pilar, encontrarás un importante grupo de esculturas. Bajo el púlpito, que es la balconada de piedra que se usaba para la predicación durante las misas, puedes admirar un espléndido sarcófago romano del siglo IV después de Cristo, en el que están representados unos personajes delante de las murallas de una ciudad fortificada. Si giras alrededor del pilar, verás también una insólita Última Cena.

 

Si tienes tiempo, te sugiero que veas también los frescos de las capillas laterales, que fueron pintados en su mayoría por pintores lombardos entre los siglos XV y XVIII, en una amplia variedad de estilos. Los frescos de la segunda capilla a la derecha son del gran pintor veneciano Giovan Battista Tiepolo.

 

CURIOSIDAD: una leyenda dice que cuando la serpiente de bronce cobre vida y descienda de la columna, empezará el fin del mundo.

 

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en