SANTA MARÍA DELLE GRAZIE - EL CENÁCULO, Claustro Y Casa De Los Atellani

Audio Guide length: 2.58
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Como habrás observado, el interior de la iglesia está ricamente decorado, según el gusto típicamente lombardo, con figuras de santos y bandas ornamentales. Bajo la hermosa cúpula semicircular, te recomiendo que contemples el hermoso coro, o fila de asientos de madera tallados que data de finales del siglo XV, donde tomaban asiento los altos prelados en las celebraciones litúrgicas solemnes.

Ahora haz una pausa y ve al claustro.

 

Este pequeño y encantador claustro tiene un nombre curioso: el claustro de las ranas, y de hecho, en el centro brota una fuente adornada con ranas de bronce ¡que son realmente curiosas! Después de admirar la fuente, ve a observar el exterior de la cúpula, que está rodeado por una arcada. Quedarás gratamente sorprendido por la gran riqueza de colores de los frisos y bajorrelieves que adornan las ventanas y los bordes de este pórtico.

Ahora haz una pausa y ve a la Sacristía Vieja.

 

Probablemente, la Sacristía Vieja sea obra del mismo arquitecto que proyectó la iglesia, Donato Bramante. Mira con atención sobre todo el techo: verás que está decorado con un motivo de cuerdas anudadas. Se trata del llamado "Nudo vinciano" que volverás a ver, o ya has visto, en la Sala delle Asse del Castello Sforzesco.

Ahora haz una pausa y ve a la casa de los Atellani.

 

Te encuentras ahora en un lugar poco conocido, que recientemente ha sido abierto al público. Se trata de la Casa de los Atellani, un palacio aristocrático del siglo XV, que ha sido muy restaurado en el siglo pasado. Este palacio era famoso porque en la época de los Sforza se celebraban unas fiestas verdaderamente suntuosas, en las cuales participaban las personalidades más importantes del momento. Desde el gracioso patio porticado se pasa a unas salas interiores, y desde aquí, para tu sorpresa, te encontrarás en un hermoso jardín, completamente invisible desde el exterior.

 

CURIOSIDAD: al fondo del jardín hay una hilera de vides. Después de varias investigaciones, parece que se ha establecido que estas vides son lo que queda del viñedo que fue donado por Ludovico el Moro a Leonardo da Vinci en señal de gratitud por la ejecución de la Última Cena.

 

Termina aquí nuestra visita al complejo de Santa María delle Grazie y el Cenáculo de Milán: ¡MyWoWo te da las gracias y te cita en otra Maravilla del Mundo!

 

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en