SANTA MARÍA DELLE GRAZIE, EXTERIOR - INTERIOR

Audio Guide length: 2.25
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Estás a punto de visitar el complejo arquitectónico y decorativo que, más que ningún otro monumento, representa la magnificencia de la dinastía de los Sforza en Milán: la iglesia de Santa María delle Grazie. Mira el exterior de la iglesia desde corso Magenta (¡pero presta atención al paso de los tranvías!): podrás reconocer dos fases de construcción, cercanas en el tiempo pero muy diferentes.

La parte delantera de la iglesia, todavía vinculada a la tradición gótica, data de la segunda mitad del siglo XV. La grandiosa cúpula, el pequeño claustro y la sacristía, en cambio, forman parte de la intervención ordenada por Ludovico el Moro y confiada a finales del siglo XV al arquitecto Donato Bramante, quien también proyectó la hermosa portada de mármol que destaca sobre los ladrillos de la fachada. Ahora haz una pausa y entra en la iglesia.

 

Dentro de la iglesia, observarás que las paredes y las arcadas están revestidas por una alegre decoración pictórica, de la que también forman parte los frailes de la orden dominica pintados en los frescos de los pilares laterales.

El dominio de Ludovico el Moro tuvo un final trágico y repentino, cuando el ducado de Milán fue invadido por el ejército del rey de Francia en el año 1500. Afortunadamente, en ese momento los trabajos de la iglesia estaban prácticamente acabados. A lo largo de los siglos se le han añadido magníficas obras de arte, incluyendo el fresco de Gaudenzio Ferrari, que te invito a mirar con especial atención: representa las escenas de la Pasión y se encuentra en la cuarta capilla de la derecha.

Al final de las naves, una amplia escalinata conduce a una entreplanta llamada "tribuna", muy luminosa y solemne, que fue diseñada por Bramante para albergar el sepulcro de Ludovico el Moro. En realidad, el duque murió en Francia, en el exilio: su tumba quedó vacía y nunca se instaló en le Grazie, encontrándose hoy en la Cartuja de Pavía.

 

CURIOSIDAD: la iglesia, con el Cenáculo anexo, fue la primera obra de arte italiana en ser clasificada como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.

 

 

¡Descarga gratis MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en