MUSEO DE CAPODIMONTE, COLECCIÓN FARNESIO

Audio Guide length: 2.42
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

 

Las Galerías de Capodimonte no te ofrecen sólo un fantástico recorrido por el arte napolitano, sino también por el italiano y el internacional, desde la Edad Media hasta nuestros días. Su núcleo más prestigioso lo constituye la denominada Colección Farnese, que incluye un millar de pinturas y numerosos objetos de incomparable belleza. Como ya se decidió hace tres siglos por parte de Carlos de Borbón, las obras se exhiben actualmente en las salas que dan hacia el jardín mediterráneo y el mar de Nápoles.

Hijo primogénito de Isabel de Farnesio, duquesa de Parma y Piacenza, en 1734 Carlos de Borbón se convirtió en rey de las Dos Sicilias. Los palacios de los Farnesio en Parma y Piacenza, adonde llegaron las pinturas procedentes de sus residencias en el Lacio, incluidas obras maestras de Tiziano, se vaciaron por completo de obras de arte, muebles y enseres. La colección se trasladó a Capodimonte, pero hicieron falta años hasta que todas las pinturas se desembalaron y expusieron en las salas más bellas del palacio.

Después de la partida de Carlos III hacia España, de la que pasó a ser rey en 1759, algunas obras de arte y muchos de los muebles se trasladaron al nuevo Palacio Real de Caserta.

Durante los movimientos revolucionarios de 1799, unas 300 obras fueron robadas y terminaron en Francia, de donde se logró recuperar una parte.

Tras la caída del Reino de las Dos Sicilias, algunos muebles se trasladaron a Roma, al Palacio del Quirinal. Otras obras se destinaron a las sedes gubernamentales romanas de los palacios Madama y Montecitorio, e incluso a residencias diplomáticas en el extranjero.

En 1880, la colección de cuadros se transfirió al Museo Nacional de Nápoles, y en época fascista algunas pinturas de tema histórico o dinástico se enviaron de vuelta a Piacenza y Parma en forma de depósito, aunque nunca se han devuelto: todavía hoy, periódicamente Nápoles solicita su restitución.

 

CURIOSIDAD: durante algunos años, en espera de la finalización del espectacular Palacio Real de Capodimonte, las obras maestras de la Colección permanecieron encerradas en cajas de embalaje y abandonadas de manera totalmente negligente. En sus cartas desde Nápoles, un viajero francés menciona con pesar el hecho de que el depósito donde se acumulaban las pinturas de Correggio y Guido Reni ¡se utilizaba como letrina pública!

 

 

¡Descarga gratis MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en