VIA TOLEDO, Palacio Zevallos

Audio Guide length: 3.04
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Casi has llegado a los "Quartieri Spagnoli", a la izquierda de via Toledo, a lo largo de las laderas de la colina de la Cartuja de San Martino. Esta retícula atestada de calles estrechas y regulares, también conocida como "Montecalvario", surgió a mediados del siglo XVI como conjunto de viviendas de bajo coste para albergar a los soldados de la guarnición española. Encontrarás aquí la Nápoles más pintoresca, hecha de sábanas tendidas, un tráfico imposible, un dialecto cerrado y una cálida humanidad.

A via Toledo da la vistosa portada del siglo XVII, obra de Cosimo Fanzago, del noble Palacio Zevallos Stigliano, que fue reformado a principios del siglo XX y transformado en sede de un banco, aunque ahora se ha convertido en museo.

Al entrar para visitar sus magníficas colecciones, descubrirás que el gran salón de la planta baja ha conservado las puertas del banco, de un elegante estilo modernista, el cual se creó en su momento cubriendo el patio con vidrieras.

Las colecciones proceden en gran parte de la colección de arte del Banco di Napoli, y las podrás encontrar en la primera planta. Tu recorrido comienza con una buena selección de pintores napolitanos del siglo XVII, le sigue una serie de vistas de la ciudad, empezando por una obra maestra absoluta de Gaspar van Wittel, a continuación, unas excelentes pinturas de artistas locales del siglo XIX y, finalmente, una sala dedicada al gran escultor napolitano Vincenzo Gemito, de formidable talento también como dibujante.

Pero en el museo podrás ver otra obra maestra absoluta: El martirio de Santa Úrsula, la última obra de Caravaggio. Terminado en mayo de 1610, el cuadro se envió inmediatamente a Génova por mar; menos de dos meses después Caravaggio moría en Porto Ercole, en la costa toscana. Aunque la tradición establece que el martirio de Úrsula se produce junto con el de numerosas compañeras, aquí sólo verás fluctuar unas pocas figuras en la penumbra. La formulación es rápida, esencial: una flecha, lanzada desde cerca, atraviesa a Úrsula debajo del pecho: más que dolor, parece expresar sorpresa y amargura. Observa cómo por todas partes los colores aparecen apagados, en tonos grises y marrones, excepto el rojo de las mangas del verdugo y del manto de la santa. En su desnuda esencialidad, este lienzo representa el punto final de una larga meditación sobre el sentido del sufrimiento, el martirio y la muerte.

 

CURIOSIDAD: entre las obras de Vincenzo Gemito expuestas en el Palacio Zevallos Stigliano, te señalo la bella estatua titulada El aguador: para realizarla, el escultor obligó al modelo a permanecer de pie sobre una piedra resbaladiza, recubierta de jabón. Así el escultor pudo reproducir el balanceo de las piernas en busca del equilibrio.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en