CATEDRAL DE MONREALE, Exterior Portal Menos Y Ábside

Audio Guide length: 2.49
español Idioma: español

El lado izquierdo de la catedral está precedido por el elegante pórtico del siglo XVI, bajo el cual se encuentra la puerta menor, la que normalmente se utiliza para entrar en la iglesia. Esta puerta también es de bronce, aplicado sobre los batientes de madera, y es obra de Barisano da Trani, que la realizó entre 1186 y 1190. Se divide en 28 paneles realizados con una técnica más parecida a la orfebrería que a la escultura. Si ya has visto la puerta de la fachada, te será fácil comparar las dos obras: Bonanno estaba profundamente interesado en expresar sentimientos humanos, incluso en el rigor de su lenguaje, mientras que Barisano, a pesar de haber utilizado a veces las mismas formas, es más superficial y decorativo, más rígido y menos fantasioso. En un panel se puede leer la inscripción latina Barisanus Tranensis me fecit, que significa: «Me hizo Barisano di Trani» y reconocer el autorretrato del artista que se representa arrodillado a los pies de un santo.

 

Ahora haz una pausa y dirígete a la parte de atrás de la Catedral.

 

Te encuentras frente a la creación arquitectónica más extraordinaria de la época normanda, que combina grandeza, belleza, potencia y elegancia. Puedes ver tres ábsides estrechamente vinculados entre sí a través de una decoración muy elegante de arcos cruzados, cuyo gusto por el ritmo y la ligereza, claramente árabe, suaviza de manera fantástica la austera arquitectura normanda. La inserción de incrustaciones con diseños geométricos en piedra caliza y lava, y el uso refinado de pequeñas columnas de mármol para apoyar los arcos, confieren más vitalidad y color al conjunto, mientras que el impulso ascendente es intersectado por numerosos elementos horizontales.

 

Curiosidad: dice una de las muchas leyendas que el arquitecto de la Catedral de Monreale era el hermano del arquitecto que, en los mismos años, construyó la Catedral de Palermo, aunque en realidad ambos arquitectos son desconocidos. La competencia entre los dos hermanos por construir la catedral más bella habría terminado en tragedia y ambos se habrían suicidado: el primero derrotado por la belleza del exterior de la Catedral de Palermo, y el segundo frente al esplendor del interior de la Catedral de Monreale. Habrás comprendido que la leyenda evoca el antagonismo que realmente enfrentaba a los comitentes de las dos magníficas catedrales enfrentadas: Guillermo II, exponente del absolutismo monárquico y defensor del poder episcopal de Gualtiero Offamilio. La verdad es que ambas son verdaderas obras maestras.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en