SAN PEDRO, Fachada

Audio Guide length: 2.42
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Entre el obelisco y las fuentes verás una piedra en el pavimento de la plaza que indica el punto desde el que si miras la columnata parece que haya una sola fila de columnas en vez de cuatro.

La plaza te da la bienvenida como un gran abrazo de piedra: su valor se expresa en su totalidad especialmente cuando está atestada, para las misas celebradas por el papa o durante otros momentos litúrgicos, pero siempre es un escenario emocionante. La máxima tensión se alcanza durante el "cónclave", la solemne elección de los pontífices. Los cardenales se "encierran bajo llave" en la Capilla Sixtina (por eso se habla de "cónclave") y votan dos veces al día. Inmediatamente después de lectura y el recuento, se queman las papeletas de la elección en una estufa, cuyo humo sale por una chimenea del tejado de la capilla. Si la elección no ha dado lugar a la mayoría requerida, se añade paja húmeda para que el humo se vuelva negro; en el caso contrario, el humo es blanco. La multitud espera impaciente en la plaza con los ojos clavados en la chimenea. Después de la elección, el nuevo papa se presenta en el balcón de las bendiciones, situado en el centro de la fachada de la basílica, precedido por el tradicional anuncio: "Nuntio vobis gaudium magnum: ¡habemus papam!", "Os anuncio una gran alegría, ¡tenemos papa!".

La inmensa plaza cuadrangular en la que te encuentras, delante de la basílica, fue diseñada por Bernini para hacer la entrada aún más espectacular. Las grandes estatuas decimonónicas que ves a los lados representan a San Pedro y San Pablo: los puedes reconocer fácilmente porque Pedro tiene unas llaves y Pablo una espada.

La fachada, con columnatas severas y un cuerpo central ligeramente sobresaliente, fue inaugurada en 1626. Y justamente con la fachada se concluye la construcción de la inmensa "fábrica de San Pedro", exactamente ciento veinte años después de que el arquitecto Bramante hubiera puesto la primera piedra.

Para no impedir la vista de la cúpula de Miguel Ángel, la fachada tiene un desarrollo más horizontal que vertical: tiene 116 metros de ancho, pero menos de la mitad de alto, apenas 45.

Bajo el amplio pórtico se abren ante ti cinco portadas: la central ha conservado sus batientes de bronce realizados por Filarete a mediados del siglo XV para la antigua basílica de Constantino; las otras puertas son obra de escultores italianos del siglo XX.

 

CURIOSIDAD: en la balaustrada del ático de la basílica hay 13 estatuas: en el medio está la de Cristo Redentor, a continuación, San Juan Bautista y 11 apóstoles. El único que falta es San Pedro: de hecho, su estatua está en la plaza, ¡con su llave y todo!

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en