VIA DEL CORSO, Plazas Sant Ignazio Y Colonna

Audio Guide length: 3.10
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Al salir de la Galería Doria-Pamphili , con los ojos aún inundados de la belleza de sus obras maestras, retoma tu paseo a lo largo de la via del Corso, continuando por el mismo lado. Ante ti puedes admirar la fachada de la iglesia de San Marcelo al Corso, construida a principios del XVII.

Ahora haz un pequeño desvío hacia la izquierda hasta la deliciosa plaza de Sant'Ignazio, construida en la primera mitad del siglo XVIII en estilo rococó. Los palacetes que la rodean tienen formas particulares, y reciben el apodo de "burrò", del francés "bureau", armarios, y en efecto, como puedes ver, ¡más que edificios parecen muebles!

La plaza está dominada por la fachada de travertino de la iglesia de San Ignacio, del siglo XVII, dedicada al fundador de la orden de los jesuitas. Es famosa por su impresionante revestimiento de frescos, realizados a partir de 1691 por Andrea Pozzo. Este genial pintor y arquitecto jesuita organizó la inmensa bóveda que cubre la única nave de la iglesia como una escenografía teatral, ¡que hace que el espacio parezca el doble de grande! Entre arcos y columnatas, grupos de santos, ángeles y figuras simbólicas, el conjunto forma casi una enciclopedia del conocimiento geográfico y técnico de la época, y aunque la decoración puede darte una sensación de exuberancia y libertad, está organizada según criterios de rigor científico. La obra más importante es la Gloria de San Ignacio de Loyola. Pozzo también diseñó los ricos altares y pintó los frescos, igualmente de carácter ilusionista, de detrás del altar mayor. Incluso la cúpula es una ilusión: ponte bajo el fresco que la representa y busca en el suelo la piedra que marca el punto desde el que al observarlo puedes apreciar el engaño en su plenitud. ¡Verás qué sensación de vértigo!

 

Vuelve ahora a la via del Corso. Tu paseo continúa hasta la plaza Colonna, un histórico espacio abierto que toma su nombre de la columna de Marco Aurelio, del siglo II después de Cristo. Tiene casi treinta metros de altura y está inspirada en la Columna de Trajano, de hecho, aquí también encontrarás una serie ininterrumpida de bajorrelieves en espiral que celebran las victorias del emperador contra algunos pueblos nómadas del este de Europa. Desde la plaza puedes ir a hacer unas compras a la elegante Galería Colonna, construida a principios del siglo XX.

 

CURIOSIDAD: en el siglo XIX, en la iglesia de San  Ignacio existía una tradición ligada a su proximidad con el Observatorio Astronómico, que indica la hora exacta: cada mañana, de la fachada se bajaba un mástil de madera de 6 metros de largo. A las 12 en punto, a lo largo del mástil, se deslizaba una bola de mimbre pintada de negro, que servía como señal para el Castillo de Sant'Angelo, donde se disparaba el cañón que anunciaba el mediodía.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en