TARQUINIA, Introducción

Audio Guide length: 2.37
español Idioma: español

La historia de Tarquinia es muy antigua y tiene sus raíces en la fascinante civilización etrusca, pero su mayor desarrollo se produjo en la Edad Media. De la civilización etrusca se conserva la espléndida necrópolis conocida como Necrópolis de Monterozzi, patrimonio de la UNESCO, a la que podrás acceder a pie.

Hasta 1922, Tarquinia se llamaba Corneto, nombre que se le dio en época medieval, cuando comenzó a desarrollarse en torno a los «turris de Corgnito», un antiguo asentamiento habitado que surgió cerca del castrum de Tarquinio, situado en la colina de Castellina y habitado hasta principios del siglo XIV.

El nuevo centro creció rápidamente en los siglos posteriores, expandiéndose desde la zona del castillo hasta el actual Corso Vittorio, y creció aún más a principios del siglo XIII, cuando se construyeron los complejos religiosos franciscanos, agustinianos y hospitalarios: San Francisco, San Marcos y San Juan de Jerusalén. Su notable desarrollo se vio favorecido por la importante producción de cereales, por la cría de ganado en libertad y por la exportación de productos locales, especialmente a Roma, facilitada por la presencia del cercano puerto marítimo de Gravisca.

El aspecto actual de Tarquinia sigue siendo el de un pueblo medieval, con estructuras arquitectónicas de gran encanto, como el Palazzo Vitelleschi o el Palacio del Ayuntamiento, con hermosas iglesias como la Catedral, la iglesia de Santa Maria in Castello o la de San Martino, que tienen estilos muy diferentes entre sí.

También las numerosas torres, nada más y nada menos que 38, y lo que queda de las murallas y de las antiguas fortificaciones, harán que te enamores inmediatamente de este maravilloso centro histórico.

En la Porta Fiorentina, cerca del monasterio de las monjas de Santa Lucía, se puede entrever claramente la doble muralla.

De hecho, el monasterio se construyó adosado a las fortificaciones, dotadas de terraplenes que se utilizaban a modo de jardín y huerta, construidas entre los siglos XII y XIII para defender la segunda ampliación de la ciudad, Castro Novo. Entre las dos murallas se dejó un gran espacio libre, de entre cinco y seis metros de ancho, y en el exterior se excavó un amplio foso, ahora visible en el tramo que va de Porta di Dante a Porta Clementina.

De especial interés es también la fortificación que corta la calle que conduce de Santa Maria in Castello a la ciudad, compuesta por dos puertas y una alta muralla defensiva situada detrás, equipada con pasarelas, una torre cuadrada y otra circular, llamada «Torreón de Matilde de Canossa».

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en