POLO REALE, Armería Real

Audio Guide length: 2.45
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Como puedes imaginar, entre las casas reales, la tradición de coleccionar armas era una forma de enfatizar su fuerza y ​poder. Pero para los Saboya, valientes guerreros y expertos cazadores, las armas eran una pasión. Por eso, junto con la de Madrid y la imperial de Viena, la Armería Real de Turín es una de las más valiosas del mundo.

La Armería fue inaugurada en 1837 por Carlos Alberto, poco después de la creación de la Galería Sabauda, y surge a partir de un grupo de armas procedentes del Museo de Antigüedades y de los arsenales de Turín y Génova. Más tarde se amplió con nuevas incorporaciones procedentes tanto de las colecciones personales de los reyes de Italia como de adquisiciones y donaciones.

Actualmente, la Armería es parte integrante del "Polo Reale" y tiene su sede en la galería que conecta el Palacio Real con las Secretarías de Estado, donde ahora se encuentra la Prefectura. La atmósfera es fascinante. Sube la escalera dieciochesca y entrarás en una habitación que en su época fue un pequeño teatro para la corte, y que en el siglo XIX se transformó en la Sala de la Rotonda. Desde aquí pasas a la espléndida Galería Beaumont, una enorme sala dieciochesca proyectada por el gran arquitecto Filippo Juvarra (el mismo de la Escalera de las Tijeras) y decorada con escenas de vivos colores relacionadas con la figura mítica de Eneas.

La colección es amplísima: abarca desde armas, algunas datan incluso del Neolítico, a armadura de diversos siglos hasta el XIX, y por supuesto armas de fuego. Te recomiendo en particular la espada de San Mauricio, del siglo XIII, las refinadas obras renacentistas del armero milanés Pompeo della Chiesa, la gigantesca armadura de Diego Felípez de Guzmán (de más de dos metros de altura) y la selección de armas de caza de producción alemana del siglo XVII. La sucesión de armaduras italianas y alemanas del siglo XVI es verdaderamente una visión increíble, ¿no te parece?

Verás también armas orientales y exóticas, objetos de época napoleónica, entre otros una espada que perteneció a Bonaparte, y naturalmente armas de los reyes de Saboya.

Forma parte también de la Armería Real el llamado Medallero: una salita especialmente diseñada por el arquitecto de la corte para albergar la colección de Carlos Alberto de monedas, medallas y sellos.

 

CURIOSIDAD: entre las piezas más originales de la colección se encuentran unos caballos de madera recubiertos de piel de caballo auténtica: el más famoso es Favorito, que era el preferido de Carlos Alberto. El rey lo quería tanto que cuando a mediados del siglo XIX tuvo que exiliarse en Portugal quiso que el caballo también se fuera con él.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en