POLO REALE, Palacio Real Salas De Recepción

Audio Guide length: 2.36
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Tal vez, cuando entres, el Palacio Real te parezca demasiado sobrio, casi monótono. Pero en cuanto comiences a visitar sus salas, quedarás deslumbrado por la cantidad de decoraciones, muebles y objetos preciosos, la mayoría de ellos fechados entre el siglo XVII y mediados del XIX. En cada habitación encontrarás recuerdos de la casa de Saboya, valiosos muebles realizados por artesanos piamonteses y joyas de las colecciones reales: porcelanas, tapices, lámparas y relojes.

Llega hasta la escalera decimonónica y sube a la primera planta, donde primero encontrarás los salones de recepción, o "Sale da parata", y luego los aposentos privados del rey.

Tu recorrido comienza en la barroca Sala de los Suizos, donde un friso del siglo XVII representa a los míticos antepasados ​​sajones de los Saboya. Presta atención a Manuel Filiberto, pintado en la batalla de San Quintín por el artista véneto Palma el Joven: es importante porque después de esta batalla Manuel Filiberto decidió trasladar la capital del Ducado de Saboya a Turín.

Desde esta sala se accedía a un pasillo que conectaba el palacio con la Capilla de la Sábana Santa, de la que te hablaré cuando visitemos la Catedral de Turín.

Desde aquí puedes asomarte a la llamada Sala de las tijeras, realizada a principios del siglo XVIII por el famoso arquitecto Juvarra. La escalera es quizás el atractivo más célebre del Palacio, gracias a su cuarto tramo, ¡que al mirarlo parece que está suspendido en el vacío! El nombre proviene de su forma, pero también por una decoración en la que puedes ver unas tijeras que cortan dos trenzas: es el símbolo de la genialidad del arquitecto que "corta" los chismes de los cortesanos que no habían creído posible la obra.

Desde aquí pasas a las Salas de recepción, todas decoradas de modo fastuoso con notables tapices franceses, magníficos techos, pinturas y muebles. En el techo de la sala del trono puedes admirar una gran pintura alegórica de Jan Miel.

Después de otras dos salas dedicadas a las reuniones políticas, llegas al Gabinete chino, refinado homenaje al gusto exótico de las cortes europeas del siglo XVIII: quedarás encantado con sus lacados con paisajes y personajes orientales.

 

CURIOSIDAD: el trono, encargado por Carlos Alberto, está adornado con cabezas y patas de león, que simbolizan el poder y la realeza. Puedes entretenerte buscando las letras "CA", que aparecen varias veces en la decoración de la sala. Son las iniciales de Carlo Alberto.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en