SAN MARCOS, Basílica - Exterior

Audio Guide length: 2.58
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Si quieres tocar con tus manos la absoluta singularidad de Venecia y su posición cultural e histórica de espléndida capital en la frontera entre oriente y occidente, no puedes elegir un edificio mejor que la basílica del santo patrón.

Debes saber que en un principio, San Marcos no era la catedral de Venecia, sino "simplemente" la capilla anexa al Palacio Ducal. Se construyó, además de para las funciones relacionadas con la actividad del dux, fundamentalmente para custodiar las reliquias del evangelista Marcos, traídas hasta aquí desde Alejandría en el año 828.

La construcción y la decoración de la basílica prosiguieron durante ocho siglos, hasta el siglo XVII, manteniendo siempre la configuración original con planta de cruz cuadrada, cúpulas y pórtico de entrada. Si miras el edificio, los mosaicos y las esculturas, podrás reconocer, aquí y allá, las partes bizantinas, románicas, góticas y renacentistas. Sin embargo, a pesar de la abundancia de mármoles, arcos y balconadas en el exterior, y de los mosaicos dorados que cubren por completo el interior, la gran iglesia aparece armoniosa y unitaria. La amplia fachada con balconadas cierra de manera grandiosa el escenario de la plaza.

Tal vez ni siquiera los auténticos venecianos pueden decir que conocen todos los tesoros de la basílica: desde las estatuas antiguas a las geometrías secretas del suelo con incrustaciones, se trata de una serie ininterrumpida de maravillas de la pintura, la escultura y la orfebrería.

Así que empieza a pasar revista a estas maravillas, comenzando por los cuatro emperadores, llamados tetrarcas, que se abrazan en la esquina de San Marcos con el Palacio Ducal, colocados a la altura de la cabeza. Estas estatuas de pórfido, realizadas a principios de la Edad Media, son el símbolo conmovedor del fin del mundo antiguo, pero también son las más famosas entre las antigüedades incrustadas en el exterior de la basílica, que recoge y en cierto modo recicla los fragmentos de los desaparecidos Imperios de oriente y occidente. Columnas, pilares, capiteles, discos, losas, galerías y relieves de diversa procedencia fueron llevados a Venecia desde las ciudades mediterráneas del final de la Edad Antigua. Si te acercas, podrás ver la gran calidad de las esculturas tardogóticas que adornan la coronación de la fachada: bustos de profetas, ramos de hojas y figuras de santos patrones.

 

CURIOSIDAD: los mosaicos de la fachada se han restaurado varias veces, excepto el de la luneta del extremo izquierdo, que representa el traslado de las reliquias de San Marcos. Aquí puedes ver qué aspecto tenía la basílica en el siglo XIII: en la balconada puedes reconocer los cuatro caballos de bronce, llegados hasta aquí a raíz del famoso saqueo de Constantinopla a principios de ese siglo.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en