CASTELVECCHIO, MUSEO SEGUNDA PARTE

Audio Guide length: 2.27
español Idioma: español

En la planta superior, una secuencia de Vírgenes con el Niño abre la sección dedicada a la pintura veneciana del siglo XV, que se desarrolla hasta la llamada «Sala de la Torre».

De especial interés es la comparación entre dos grandes pintores: Giovanni Bellini y Andrea Mantegna. Los dos artistas, coetáneos, estaban emparentados: Mantegna se había casado con la hermana de Bellini.

La comparación de obras similares en tamaño y tema muestra cómo Giovanni Bellini expresaba delicadamente sus sentimientos, mientras que Mantegna prefería una composición austera y monumental.

Entre los otros artistas de esta sección destacan Carlo Crivelli, Vittore Carpaccio y varios exponentes de la escuela veronesa.

 

En este punto el recorrido vuelve a la Plaza de Armas: después de haber pasado una hermosa colección de armas antiguas, se puede ver de cerca, suspendida en una pasarela, la hermosa estatua ecuestre de Cangrande della Scala que ya habíamos visto desde el patio. Así podemos admirar la famosa sonrisa del Señor de Verona, que deja ver un bonito gesto de saludo. El juego arquitectónico diseñado por Carlo Scarpa, en un contexto de estructuras y luces entre el interior y el exterior, es espléndido y muy sugerente.

 

Las siguientes salas nos llevan a través de la pintura del siglo XVI y XVIII.

Imponentes retablos marcan la evolución de la pintura en Verona durante el Renacimiento.

La tercera sala de la secuencia es la más importante. Junto a pequeñas y agradables pinturas de Jacopo Tintoretto, se exhiben las obras del mejor pintor nacido en Verona: Paolo Caliari, conocido como El Veronés.

Protagonista absoluto de la escena pictórica del siglo XVI en el Véneto, antes de trasladarse a Venecia, el pintor se formó en su ciudad natal: la gran y noble Virgen en el trono es su primera obra importante, pintada a los veinte años.

La cortina a espaldas de la Virgen es del color favorito del artista, llamado «verde veronés».

La visita del museo termina con las ricas salas dedicadas a la pintura barroca y al Véneto del siglo XVIII, con preciosos lienzos de Sebastiano Ricci, Tiepolo, Guardi y Pietro Longhi.

 

Curiosidad: la colección de pinturas en piedra, especialidad de la producción artística de Verona durante el siglo XVII, es fascinante.

Se trata de tablillas de piedra negra, llamadas «piedras de comparación», alisadas y pulidas, que los pintores utilizan para pintar escenas nocturnas.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en