OLTRE ADIGE, Segunda Parte

Audio Guide length: 2.34
español Idioma: español

Continuando nuestro itinerario por la orilla izquierda del Adigio, llegamos a la antigua iglesia de San Esteban, rodeada de casas de un barrio popular. La fachada románica presenta la tradicional alternancia de bandas blancas y rojas que caracteriza la arquitectura medieval de Verona. En el exterior destaca la cúpula octogonal con doble orden de ventanas, claramente visible desde el lado derecho.

El interior, poco luminoso, es realmente impresionante: es posible reconocer poco a poco todas las fases históricas de la construcción. Las murallas perimetrales datan del siglo VI, las columnas, los capiteles y la cátedra del obispo son del siglo VIII y la cripta del siglo X.

Al principio de la nave derecha, además, una capilla construida en 1620 es uno de los mejores ejemplos de decoración barroca de la ciudad.

 

Nos encontramos en el tramo más espectacular de la orilla del Adigio, a la altura del Puente de Piedra, una fiel reconstrucción de la estructura original, en parte romana y en parte medieval, después de que quedara destrozada por la guerra. Los diferentes materiales utilizados permiten reconocer las épocas de construcción. En la orilla opuesta, donde el puente está protegido por una torre, se encuentran los campanarios y las partes posteriores de la Catedral y de Santa Anastasia, las hermosas iglesias del casco antiguo.

Así se llega al área arqueológica del Teatro Romano, construido en el siglo I d.C. aprovechando la forma natural de la colina. Aún quedan imponentes ruinas de las gradas, divididas en seis zonas.

El complejo formado por la curva del Adigio, con los restos arqueológicos y el parque plantado de cipreses, es realmente impresionante.

En la zona del antiguo teatro se han construido edificios de diferentes épocas, conectados por sistemas de rampas, arcos, escaleras y logias. En el centro destaca la iglesia medieval de los Santos Siro y Libera, mientras que los edificios del antiguo complejo de los capuchinos albergan el importante Museo Arqueológico, con hallazgos que narran la historia y el arte de la Verona romana.

El museo también es muy bonito por la alternancia de antiguos espacios, incluyendo el refectorio y el claustro del convento.

 

Curiosidad: esta zona de la ciudad se llama «Veronetta» y tiene un sabor popular, diferente del casco antiguo «noble» al otro lado del río. En 1801, como parte de los acuerdos políticos entre Napoleón y el Imperio Austríaco, el curso del río Adigio fue utilizado como una línea fronteriza, dividiendo la ciudad: el centro estaba bajo el gobierno francés y, Veronetta, dominio austriaco.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en