PETERHOF, Jardines

Audio Guide length: 2.37
español Idioma: español

La zona verde que rodea el palacio de Peterhof está dividida en tres parques: el Parque Inferior, el Parque Superior y el Parque de Alejandra, situado cerca de la cabaña del zar Nicolás I.

El Parque Inferior es un gran jardín de estilo francés de unos 11 kilómetros cuadrados, diseñado por el arquitecto Le Blond.

Es, sin duda, uno de los principales atractivos del palacio, con interesantes edificios históricos, canales, cuatro cascadas y hasta 150 fuentes. Una de las más famosas es la Fuente del Sol, donde cientos de chorros de agua parecen imitar los rayos del sol, pero cada uno tiene su función, por lo que vale la pena verlos en acción.

 

Entre las cascadas, en los lados opuestos del parque, destaca la de la Montaña de Oro y la de la Montaña de ajedrez.

Otro elemento arquitectónico a señalar son las columnatas de Voronichin, cerca de la Fuente Favorita, reconocible por la estatua de un perro que persigue cuatro patos.

El Parque Superior, mucho más pequeño y formado por parterres dispuestos alrededor de grandes estanques, está situado en la terraza frente a la fachada principal del Gran Palacio y, originalmente, acogía a los visitantes en la entrada de la residencia imperial. Se realizó según los bocetos de Pedro I y, con el tiempo, no ha sufrido grandes variaciones. Su principal atractivo es la Fuente de Neptuno , donde hay una estatua de bronce que representa al dios del mar, con la corona en la cabeza y el tridente en la mano, rodeado de caballeros montados en caballitos de mar y tritones subidos en el lomo de dragones alados y delfines. La escultura barroca se realizó en Alemania alrededor de 1650.

Por último, te recomiendo que visites el Parque de Alejandra; es el más romántico y el menos frecuentado de los tres jardines, es de estilo inglés, más salvaje, natural y rico en árboles. Entre sus atractivos, te recomiendo la hermosa capilla gótica, que data de 1834.

 

 

 

Curiosidad: en el Parque Inferior, Pedro el Grande quería realizar unas «fuentes de las bromas», cuyos juegos de agua terminarían por mojar a los desprevenidos huéspedes. Cerca del palacio de Monplaisir, por ejemplo, había dos pequeños sofás de piedra de cuya parte posterior salía agua de repente y empapaba a los desdichados que allí se sentaban.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en