CONVENTO DE SANTA INÉS, PRESENTACIÓN

Audio Guide length: 2.41
español Idioma: español

Hola, soy Pepa, tu guía personal, y junto a MyWoWo te damos la bienvenida a una de las maravillas del mundo: el antiguo convento de Santa Inés, un complejo de arquitectura medieval que alberga los cuadros y esculturas del gótico de Bohemia.

 

El convento de Santa Inés debe su nombre a su fundadora, Inés de Bohemia, la hija de Otakar I, rey de Bohemia desde 1198 hasta 1230. La joven se había criado en el convento y, a pesar de que estaba prometida con el emperador Federico II, cuando murió su padre, rompió su promesa e ingresó definitivamente en el convento de las monjas clarisas. El edificio data de 1231, y se construyó sobre un monasterio anterior.

 

Inés era una princesa, por lo que tenía medios económicos e influencia política, y como había crecido en el convento, ya conocía el estilo de vida. Así, contribuyó a la construcción de un edificio bastante grande para la época, que contenía una iglesia y un claustro, uno de los primeros de estilo gótico de la ciudad.

 

Actualmente, el complejo alberga la colección de arte gótico bohemio del Museo Nacional.

El resto del antiguo complejo es el marco perfecto para seguir el desarrollo del gótico en Bohemia. Altares enteros, valiosas pinturas y grandes grupos escultóricos muestran la fuerte originalidad del arte local. Las primeras salas están dedicadas al siglo XIV, cuando las iniciativas de mecenazgo del rey Carlos IV, que había traído a Praga a artistas alemanes, franceses e italianos, ofrecieron a los maestros praguenses la ocasión de comparar y renovarse.

Te recomiendo que te detengas sobre todo en la sala dedicada al extravagante Maestro Theodoric: sus retratos de santos a medio busto, provenientes del castillo real de Karlsten, tienen una personalidad intensa, casi rozando la caricatura.

A continuación, un enorme salón ofrece una panorámica del arte del siglo XV: los temas sagrados ahora se proponen de manera más dulce y armoniosa, con especiales trazos refinados. El recorrido termina con el principio del siglo XVI, época de dominio de la influencia alemana.

 

Me despido con una curiosidad: el convento de las monjas clarisas estaba unido a un ala desaparecida de la iglesia de San Francisco mediante una pasarela, de manera que las monjas, sin que nadie las viera, podían entrar y asistir a la misa escondidas en una galería.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en