PALACIO PITTI, MUSEO ARTE MODERNO

Audio Guide length: 2.49
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Si quieres hacer un pleno en obras artísticas, te aconsejo que visites también la Galería de Arte Moderno, que ocupa hasta treinta salas de la segunda planta del palacio. Te espera una de las colecciones más importantes y completas sobre la pintura italiana del siglo XIX, sobre todo gracias a las obras de los "macchiaioli", los artistas toscanos que formaron la avanzadilla más innovadora con la que la pintura italiana se asomó a la modernidad.

Una vez más puedes apreciar la feliz relación entre "contenedor" y "contenido": los espacios se decoraron en la primera mitad del siglo XIX con frescos, estucos y muebles de la época y constituyen por tanto un escenario perfecto para las obras.

Aquí, como en la Galería Palatina de la planta inferior, trata de no dejarte llevar por una sensación de vértigo ante las pinturas colocadas en filas superpuestas: te aconsejo además que aproveches los excelentes materiales didácticos disponibles en cada sala.

Tu recorrido cronológico comienza con los movimientos de principios del siglo XIX, desde el neoclasicismo al purismo, pasando por el romanticismo. Pero si quieres llegar rápidamente al corazón del museo, puedes ir directamente a la sala 17, donde comienzan las obras de los "macchiaioli". El movimiento nació a mediados del siglo XIX en Florencia y se desarrolla posteriormente en Livorno y la Maremma. Su líder fue el crítico y galerista Diego Martelli, que se movía entre Florencia y el París de los impresionistas: aquí lo puedes ver retratado por Federigo Zandomenghi. Entre los "macchiaioli" más importantes te recomiendo al delicado Silvestro Lega, al vigoroso paisajista Telemaco Signorini y especialmente a Giovanni Fattori, verdadera alma del grupo. Fattori aborda inicialmente un tema de actualidad, en este caso, las guerras por la independencia de Italia, pero sus cuadros están desprovistos de retórica, y en vez de escenas de heroísmo denuncia la brutalidad de la guerra: mira por ejemplo Lo staffato, una obra maestra dramática digna de Goya, en la que se ve a un soldado arrojado desde un caballo desbocado que lo arrastra dejando en el suelo un rastro macabro de sangre. Después del periodo del Risorgimento, Fattori se refugia en temas más íntimos: paisajes, retratos y escenas de la vida cotidiana, como la pequeña y bellísima tabla con la Rotonda de los baños de Palmieri.

 

CURIOSIDAD: los "macchiaioli" sostenían que para hacer real una imagen había que utilizar un espejo ennegrecido por el humo, con el fin de resaltar los colores y los claroscuros del modelo. Se llamaba "técnica del espejo negro".

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en