CASTILLO DEL BUONCONSIGLIO, Magno Palazzo Sala Grande

Audio Guide length: 2.41
español Idioma: español

De los cuatro grandes núcleos que componen el Castillo de Buonconsiglio, a saber, el Castelvecchio, la Torre del Águila, la Giunta Albertina del siglo XVII y el Magno Palazzo, el más majestuoso es, sin duda, este último. Construido en poco tiempo a partir de 1528, el Magno Palazzo está vinculado al nombre de Bernardo Clesio y al proyecto de modernización urbana que llevó a cabo en los años en que gobernó el principado.

A Clesio se debe la introducción en la ciudad del nuevo lenguaje artístico del Renacimiento, que justo aquí, en las salas del Magno Palazzo, ha dejado huellas de extraordinaria belleza. Además, Clesio era muy consciente del valor cultural y político que estas estancias tenían como residencia principesca. Por eso quiso involucrar a artistas de alto nivel, capaces de transformar una antigua estructura defensiva en una suntuosa residencia aristocrática.

Para llevar a cabo este cambio, el obispo comprendió que tenía que actuar de manera diferente a sus predecesores, que se habían limitado a ampliar y modernizar Castelvecchio, e inició la construcción de un nuevo edificio, adyacente al núcleo original de la época medieval.

A quienes entraban en las salas de representación del Magno Palazzo, enseguida les quedaba claro el papel fundamental que jugaban las decoraciones y los ciclos de frescos en el proyecto de renovación cultural patrocinado por Clesio, empezando por el vestíbulo que marcaba la entrada oficial al palacio, situado frente a la capilla.

En el techo, el escudo de armas cardenalicio de Clesio pone su figura en el centro, mientras que en las lunetas las deidades griegas, pintadas al fresco por Dosso Dossi y su hermano Battista, nos acogen en lo que podríamos considerar un nuevo monte Olimpo.

 

Ahora pon el audio en pausa y vuelve a reproducirlo cuando estés en la sala conocida como Stua della Famea.

 

El nombre de la sala, Stua della Famea, se refiere a la «familia» del príncipe-obispo, es decir, a su corte.

Al igual que el resto de las salas del Magno Palazzo, esta estancia también tiene frescos con temas y motivos de la antigüedad. En este caso, se puede ver una referencia a las famosas fábulas de Fedro y Esopo, representadas en las hermosas pinturas de las lunetas.

 

Curiosidad: dentro de las murallas de este castillo, durante la Primera Guerra Mundial, los austriacos juzgaron y condenaron a muerte al famoso patriota italiano Cesare Battisti.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en