PLAZA DUOMO, Segunda Parte

Audio Guide length: 2.39
español Idioma: español

En el lado este de la plaza, encontrarás la imponente Torre Cívica y el cercano Palazzo Pretorio, testigos del glorioso pasado medieval de la ciudad.

Con sus 41 metros de altura, la Torre Cívica destaca en el horizonte de la ciudad, en el lugar donde una vez, en época romana, se encontraba Porta Veronese, la entrada principal de la ciudad.

Construida como residencia episcopal en la segunda mitad de del siglo XII, la Torre Cívica alcanzó su altura actual solo durante la segunda mitad del siglo XIII, cuando se le añadieron otros quince metros. A principios del siglo siguiente se confió al Ayuntamiento, que hizo colocar en su parte superior dos campanas. En 1448 estaban flanqueadas por un reloj mecánico, mientras que el interior se utilizó como prisión.

En 1789 las dos campanas fueron reemplazadas por una campana más grande llamada campana Renga, del término arenga, la asamblea de ciudadanos, porque solo repicaban con motivo de las reuniones o condenas a muerte que se realizaban en la plaza.

Al igual que la Torre Cívica, el cercano Palazzo Pretorio también está adornado con almenas y una fachada románica caracterizada por largas filas de ventanas biforadas o triforadas, es decir, divididas por una o dos pequeñas columnas. El edificio, iniciado en el siglo IX y finalizado cuatro siglos más tarde, en el curso de su centenaria existencia ha desempeñado diversas funciones, transformándose de residencia episcopal en sede del Ayuntamiento, más tarde del Podestà y del Tribunal. Precisamente, debe su nombre a que el pretor vivía allí durante el siglo XII, cuando se convirtió en un tribunal de justicia.

Actualmente, después de una larga restauración que ha recuperado sus formas originales, el edificio alberga las colecciones del Museo Diocesano Tridentino. En el interior se conservan los objetos más valiosos del Tesoro de la Catedral, junto con numerosas obras de arte provenientes de todo el territorio de Trento.

 

Curiosidad: en el centro de la plaza, justo en frente del Palazzo Pretorio, verás una extraña y larga fila de losas de mármol blanco. Marcan el punto por el que antiguamente pasaba la Roggia Grande, un canal artificial que servía para transportar hasta aquí el agua desde el río Adigio.

 

Aquí termina nuestra visita a la plaza Duomo. MyWoWo te da las gracias y te cita en otra maravilla del mundo.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en