TEMPLO ZOJO JI, Introducción

Audio Guide length: 2.54
español Idioma: español

Hola, soy Juanma, tu guía personal, y junto a MyWoWo te damos la bienvenida a una de las maravillas del mundo: el templo budista Zojoji.

El templo Zojoji es el templo más concurrido de Tokio.

Se fundó en el siglo IX, pero en 1393 se convirtió en un seminario budista de la escuela Jodo. La doctrina Jodo, que significa «tierra pura», se estableció en 1175 con el objetivo de difundir el budismo entre la clase media y no solo entre los miembros del gobierno y la nobleza.

 

Sin embargo, Zojoji se trasladó donde se encuentra ahora en 1598, después de que en 1590 Tokugawa Ieyasu, un samurái fundador del sogunato Tokugawa, tomara el poder en Edo, el actual Tokio.

Cuando los Tokugawa gobernaron Japón, Zojoji se convirtió en el templo familiar; de hecho, aquí hay enterrados hasta seis sogunes Tokugawa, en el Mausoleo de Taitoku.

En aquella época, Zojoji también se usaba como centro administrativo y seminario de estudios religiosos, y cubría un área de 826.000 metros cuadrados. El complejo también incluía otros 48 templos más pequeños y alrededor de 150 escuelas de gramática. En él habitaban unas 3.000 personas, entre sacerdotes y novicios.

Sin embargo, cuando empezó la era del emperador Meiji, seguidor del sintoísmo, comenzó un movimiento antibudista y gran parte de los terrenos que ocupaba el templo se expropiaron para dar lugar al parque público de Shiba. Además, los templos y el mausoleo de la familia Tokugawa se quemaron a causa de los ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial.

Afortunadamente, el templo principal y las demás estructuras se reconstruyeron, Zojoji continúa siendo un punto de referencia para los budistas de la escuela Jodo de Tokio y el seminario para sacerdotes y novicios ha reanudado su actividad.

En 2015 también se abrió una galería del tesoro en el sótano de la gran sala, que alberga pinturas de Kanō Kazunobu y una maqueta del mausoleo original de Taitoku-in.

 

Curiosidad: en una parte del templo podrás ver una serie de estatuas de niños de piedra. Representan a los niños que no llegaron a nacer porque sus madres sufrieron un aborto o porque nacieron muertos. Los padres pueden elegir una estatua en el jardín y decorarla con ropa y juguetes. Por lo general, las estatuas se acompañan con un regalo para Jizō, el guardián de los niños nonatos, para asegurarse de que estén acompañados en el más allá.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en