NATIONAL GALLERY, Leonardo Virgen De Las Rocas

Audio Guide length: 2.39
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Te hablaré ahora de una de las obras maestras del gran genio Leonardo: la Virgen de las Rocas.

La pintura que estás observando es la segunda versión del mismo tema. La primera, realizada en torno a 1485, la puedes admirar en el Louvre de París. Esta pintura en cambio la empezó en la última década del siglo XV, terminándola a principios del XVI. Fue encargada a Leonardo por la Cofradía de la Inmaculada Concepción de la iglesia de San Francisco el Grande de Milán. Comprada y revendida varias veces, la obra acabó en posesión de un noble inglés, el conde de Suffolk, que la cedió a la National Gallery por 250.000 francos.

El grupo de figuras que tienes delante se recorta sobre un paisaje dominado por rocas que se abren al fondo, atrayendo la mirada hacia la lejanía. La Virgen cobija a San Juan Bautista bajo su manto. El santo está de rodillas adorando al Niño Jesús, que lo bendice, mientras un ángel apoya delicadamente el brazo izquierdo sobre la espalda de este. En un principio los dos niños se parecían tanto que los fieles los confundían. Posteriormente, a San Juan se le añadieron el bastón con la cruz y el pergamino con la inscripción "He aquí el cordero de Dios", dos atributos típicos que permitían identificar mejor al santo.

En comparación con el cuadro del Louvre, el londinense tiene una mayor claridad estilística: el paisaje es más nítido y permite que la mirada se adentre aún más en la caverna rocosa. Trata de imaginar la tabla expuesta en la capilla para la que fue concebida: seguramente las velas, el marco que la rodeaba y las rocas con las figuras que emergen de las sombras debían de crear el efecto de una gruta misteriosa, aludiendo simbólicamente al vientre materno, protector del milagro divino.

Para la realización de este tema Leonardo se distancia de lo que se solía pintar para representar a la Inmaculada Concepción y se inspira en la leyenda del encuentro en el desierto entre San Juan y el Niño Jesús. Normalmente, la Virgen es la única protagonista en este tipo de pinturas: el distanciamiento respecto a la tradición no hace sino dar mayor misterio a la escena.

 

CURIOSIDAD: ¿sabías que Leonardo pintó una tercera versión de la Virgen de las Rocas? Pertenece a un propietario privado, de hecho está en la cámara de un banco suizo, y está valorada en 50 millones de dólares.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en