CASA BATLLÓ, PRESENTACIÓN

Audio Guide length: 2.38
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Hola, soy Alfonso, tu guía personal, y junto a MyWoWo te damos la bienvenida a una de las maravillas del mundo.

Hoy te acompañaré en la visita a la Casa Batlló.

¡La Casa Batlló es uno de los lugares más increíbles de Barcelona!

Con su portada, que dirías que está sostenida por patas de elefante, la fachada que parece cubierta por una piel tensa, la ventana central como la boca de una ballena y el tejado con escamas que se asemeja al lomo de un monstruo prehistórico, la Casa Batlló es, sin duda, una de las creaciones más extravagantes del catalán Antoni Gaudí, que resolvió de manera genial el problema de un solar alto y estrecho. Por otra parte, su intención era precisamente la de representar un dragón, en homenaje a San Jorge, patrón de Cataluña.

Tu visita se inicia desde el vestíbulo, que Gaudí concibió como una cavidad submarina, iluminado por claraboyas que recuerdan a caparazones de tortuga. De aquí pasas al brillante patio interior: a pesar del pequeño tamaño del edificio, estrecho y profundo, Gaudí logró que resultase alegre, con un exuberante revestimiento de cerámica.

La escalera no podrá sino fascinarte: el pasamanos sinuoso, de maderas preciosas, que acompaña los distintos tramos, ¡parece la columna vertebral un animal prehistórico!

Al subir al gran aposento principal de la primera planta, de unos 400 metros, lo encontrarás carente de muebles pero igualmente memorable por las soluciones adoptadas por Gaudí: notarás, sin duda, el ventanal de tres hojas del salón, el techo ondulado y el patio privado, con más decoraciones de cerámica y cristales de colores.

Después de visitar las habitaciones de servicio ubicadas en el ático, con una serie de arcos inclinados que te hacen sentir en la barriga de una ballena, sube a la azotea, donde la imaginación de Gaudí se desata. Además de las extrañas chimeneas parcialmente revestidas con cerámica, puedes disfrutar observando el tejado cubierto de tejas iridiscentes, que se arquea como la espalda escamosa de un dragón legendario.

 

CURIOSIDAD: Gaudí detestaba que lo fotografiaran. Le horrorizaba la inmovilidad forzada y la idea de que la imagen se fijara en la placa, además la abertura circular del objetivo le infundía auténtico pavor.

Termina aquí nuestra visita a la Casa Batlló. MyWoWo te da las gracias y ¡te cita en otra maravilla del mundo!

¡Descarga gratis MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en