JARDÍN NACIONAL, Presentación

Audio Guide length: 2.42
español Idioma: español

Hola, soy Pepa, tu guía personal, y junto a MyWoWo te damos la bienvenida a una de las maravillas del mundo: el Jardín Nacional, un magnífico oasis verde en el corazón de Atenas.

El Jardín Nacional es ideal para concederte un momento de tranquilidad mientras paseas por senderos sombreados, antes de volver a sumergirte en el vórtice de la historia y de la belleza del arte griego o en la vertiginosa Atenas moderna.

Este fascinante y romántico jardín se encuentra justo al lado del edificio del Parlamento y se realizó en 1838 por encargo de la reina Amalia, esposa de Otón de Baviera, ambos alemanes. El arquitecto e ingeniero agrónomo alemán Friedrich Schmidt lo terminó en 1840.

Schmidt y la reina, acorde a la moda de la época, incluyeron flores, árboles y animales exóticos, e importaron más de 500 variedades de plantas provenientes de todo el mundo. Por desgracia, muchas de ellas no sobrevivieron al clima seco de Atenas. En cambio, entre los encantadores senderos, en los estanques y riachuelos aún viven animales; podrás ver pavos reales, patos, tortugas y varias especies de pájaros.

El jardín tiene 155.000 metros cuadrados y alberga bosques, un museo botánico y también algunos restos arqueológicos. Durante tu camino, puedes ver los restos de las murallas romanas construidas por el emperador Adriano, un precioso suelo de mosaico de una casa romana, las ruinas de las termas romanas detrás del Palacio Viejo y, si te diriges a un montículo, que es también un óptimo mirador, verás los restos de un acueducto de Pisístrato, el tirano que gobernó Atenas hace 2.600 años, que se utilizaba para un jardín de la época.

En tu recorrido, te toparás con el Zappeion, un gran edificio semicircular en el que hoy se realizan exposiciones, pero construido con gran pompa para las Olimpiadas de Atenas de 1896 y donde tuvieron lugar distintas competiciones. Es el primer edificio del mundo que se construyó a propósito para los Juegos Olímpicos modernos. Si tienes tiempo, merece la pena visitarlo.

 

 

Me despido con una curiosidad: en una esquina del parque hay un monumento dedicado al poeta romántico inglés Lord Byron, que combatió junto a los griegos en la guerra de independencia contra los turcos, y murió en 1825 de meningitis en Mesolongi, cerca de Patras, acontecimiento que conmovió a toda Europa.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en