MUSEO ARQUEOLÓGICO, Frescos De Santorini Sala 41

Audio Guide length: 2.28
español Idioma: español

Habrás oído hablar del mito de la Atlántida: tras la erupción de un volcán, toda una civilización se hundió para siempre en las profundidades del mar.

El mito, narrado por Platón, podría contar también lo que pasó en la isla de Thera, actual Santorini, una de las islas Cícladas, cuando, hace unos 4.600 años, fue sacudida por violentos terremotos a los que siguió una erupción volcánica terrible que enterró los edificios bajo un profundo manto de cenizas.

Más tarde, como sucedió en Pompeya, los arqueólogos descubrieron y excavaron la ciudad antigua, y allí encontraron muchas pinturas bien conservadas en casas particulares y edificios públicos. Algunas de estas pinturas se extrajeron de la pared y se colocaron en este museo.

Muchas de las escenas, como la pintura de la Primavera, representan alegremente el entorno natural. Observa los lirios representados en la cima de una roca, sus colores brillantes y los pájaros, tal vez golondrinas, que alegremente se persiguen en el cielo despejado.

 

Otra magnífica pintura se encontró en las paredes de una habitación, quizás un santuario, donde se representan unos Antílopes. Notarás cómo, un artista desconocido de hace 3.600 años, logró hacer que los animales parecieran vivos, compitiendo agresivamente entre sí, con la única fuerza de la línea negra y sin usar otros colores. El dibujo es fluido y ágil, sintético y poderosamente expresivo. Los detalles ambientales se han eliminado, el fondo blanco realza la fuerza de las líneas y la parte superior, de un rojo uniforme, añade dramatismo a las embestidas de los cuernos.

 

Un panel aislado sobre un fondo rojo de la misma habitación está dedicado al Combate de púgiles. Los dos adversarios, que son prácticamente unos niños, solo llevan un cinturón como vestimenta y el cabello largo y negro recogido con elegantes trenzas. Ambos tienen un guante de boxeo en la mano derecha. Probablemente se trate de la representación de un combate ritual.

Estas pinturas narran un mundo feliz, donde los hombres vivían en estrecha relación con la naturaleza y amaban representar la belleza sobre las paredes de sus habitaciones y santuarios.

 

Curiosidad: los frescos se han reconstruido a partir de miles de fragmentos que después se han integrado para permitir que los no expertos puedan apreciar la obra. Las partes más oscuras son las originales.

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en