CATEDRAL DE SAN RUFINO, PRESENTACIÓN

Audio Guide length: 2.37
español Idioma: español

Hola, soy Pepa, tu guía personal, y junto a MyWoWo te damos la bienvenida a una de las maravillas del mundo: la catedral de San Rufino.

La iglesia se construyó alrededor de 1140 para albergar las reliquias de San Rufino, obispo de Asís que vivió mil años antes de San Francisco. Observa la fachada, es una de las obras maestras del románico de Umbría, perfectamente proporcionada en la división entre elementos horizontales y verticales, y aligerada por tres preciosos rosetones. El rosetón central está dividido en doce partes, como los meses del año y como los apóstoles, y parece que tres figuras subidas en dragones lo sostengan con mucho esfuerzo: aluden a lo complicada que es la vida humana sin fe. En la iglesia, el hombre puede encontrar la salvación y se entra por la puerta; a los lados, dos leones muerden a sus víctimas, tal vez aludiendo a los malvados que quieren entrar. Recuerda que todas las esculturas medievales encierran un significado deliberadamente misterioso. No olvides el poderoso campanario románico, con los pisos señalados por marcos y pequeños arcos.

Si el interior no te parece tan austero como la fachada, estás en lo cierto: es claro, enlucido y luminoso, porque en el siglo XVI se renovó por completo según el gusto renacentista.

La pila bautismal tiene un gran valor histórico: aquí fueron bautizados San Francisco, Santa Clara y, quizás, el emperador Federico II.

Tal vez no sepas que en la Edad Media, las reliquias, que son los restos venerados de los santos, constituían la riqueza de las iglesias y atraían multitudes de peregrinos. ¡Pero no todos saben que se llegaba incluso a robarlas! Se dice que el obispo de Asís quería transportar el cuerpo de San Rufino a otra iglesia, pero el pueblo se opuso. Con la caja que contenía el cuerpo del santo, tal vez la que aún hoy puedes ver en la cripta, comenzó una competición de tira y afloja. ¡Siete ciudadanos de Asís derrotaron a los sesenta hombres del obispo! Convencido entonces por el milagro, el obispo cejó en su empeño.

 

Me despido con una curiosidad: la última semana de agosto podrás asistir al Palio di San Rufino, un concurso de tiro con ballesta en el que participan los barrios de la ciudad. Está precedido por exposiciones, representaciones teatrales y banquetes en la plaza. Si te gustan las fiestas, ¡no te las pierdas!

 

¡Descarga MyWoWo! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.

Comparte en